Diego de Pantoja. 1571-1618



En abril de 1571, nació en Valdemoro Diego de Pantoja, sacerdote español de la Compañía de Jesús, que jugó un papel crucial en la propagación del catolicismo en China. Ingresó en los jesuitas en 1589.


Tras años de intensos estudios, en 1596 partió hacia China.
Llegó a Macao, la antigua colonia portuguesa en China, desde donde en marzo de 1600 entró en el continente disfrazado de comerciante para unirse en Nanjing a Mateo Ricci.

Junto a Matteo Ricci consiguió llegar a Pekín y allí consiguió trato de favor por parte del emperador para vivir allí convirtiendo a un buen número de chinos al catolicismo a pesar de que la ley imperial tenía prohibida la entrada a los extranjeros.
Fue, junto a Ricci, partidario de introducir la religión católica en China a través de una política de adaptación frente a aquellos que habrían preferido intentar invadir China y convertir a todo el país.

"Diego de Pantoja fue uno de los pioneros de los contactos entre Occidente y Oriente, ya que, junto a Ricci, fue el primer extranjero al que se le permitió vivir en Pekín durante cerca de 20 años", destaca el profesor Zhang Kai, de la Academia China de Ciencias Sociales. Y todo gracias a los «regalos exóticos», como unos relojes de campana y un clavicordio, con los que ambos se congraciaron ante el emperador Wan Li (1573-1620).



En 1602, Pantoja escribió una carta al obispo de Toledo Luis de Guzmán, en la que ofrecía todo un tratado sobre la geografía, la historia, la cultura y los sistemas de gobierno chinos. La carta se convirtió en un tratado difundido por toda España y traducido al francés, alemán, latín e inglés.
Escribió un buen número de obras en chino, descubrió que el Catay del que hablaba Marco Polo correspondía efectivamente con China y comenzó a desarrollar un sistema de transcripción del chino al alfabeto latino que culminaría Nicolás Trigault en 1623.

Tras la muerte de Ricci en 1610, De Pantoja consiguió que el soberano concediera un terreno para su tumba y autorizara celebrar su funeral, lo que en Occidente fue considerado un gran triunfo de la misión apostólica porque en la práctica equivalía a que el poder real daba el visto bueno al catolicismo.

La sintonía se rompió cuando el sucesor de Ricci, el jesuita italiano Nicolás Longobardi (1559-1654) censuró, por idolatría los ritos confucianos. Las autoridades chinas aprovecharon para volver al emperador contra los misioneros occidentales. Pese a los intentos que hizo De Pantoja, Wan Li firmó un edicto prohibiendo la Iglesia y expulsando a los religiosos.

Lejos de Pekín y sin el favor imperial Diego de Pantoja murió en Macao el 9 de julio de 1618.

En la Biblioteca Digital Mundial, se puede acceder a la Crónica de tierras extranjeras https://www.wdl.org/en/item/227/view/1/1/

A partir de un mapa de China diseñado por Matteo Ricci, siguiendo los sistemas europeos de cartografía, el emperador solicitó la elaboración de un texto en chino, que explicara el mapa. Como Ricci murió, comenzó el trabajo Pantoja, que tampoco pudo terminarlo pero que lo dejó muy avanzado para que lo acabara Giulio Aleni.



En 1971, con la presencia de miembros de la Embajada de China en Madrid, se colocó una placa en la pared principal de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción en conmemoración del 400 aniversario del nacimiento de Diego de Pantoja y en reconocimiento de su trabajo a la hora de acercar la lengua y la cultura chinas a Occidente.



Para reivindicar sus logros históricos, en Pekín se creó una comisión formada, entre otros, por la directora del Instituto Cervantes, Inma Puy; el presidente de la Cámara Española de Comercio, Gabriel Moyano; y el jefe de operaciones en China de la compañía de autobuses Alsa, Ignacio Bethencourt, con el bjetivo de recuperar la figura de Diego de Pantoja y colocar una placa en la catedral del Sur de Pekín», explica Bethencourt, quien se apoya en los estudios efectuados por el profesor Zhang Kai. Aunque en España apenas se ha investigado su misión evangelizadora, este erudito escribió «Diego de Pantoja y China», el libro más completo sobre el personaje.



Otro escrito a destacar, sería:
Relacion de la entrada de algunos padres de la Cõpañia de Iesus en la China y particulares sucessos q tuvieron, y de cosas muy notables que vieron en el mismo Reyno... / [por Diego de Pantoja]. - En Sevilla : por Alonso Rodriguez Gamarra, 1605.

Biblioteca Nacional Digital de Portugal
Cota do exemplar digitalizado: res-5643-p
http://purl.pt/16628/1/index.html#/276/html



No hay comentarios:

Publicar un comentario