Fray Pedro de Aguado

Eclesiástico y cronista español.



Aunque no se sabe el día exacto de su nacimiento,sabemos que nació en Valdemoro y que fue bautizado el 23 de enero de 1513. También que perteneció a una familia de importante posición social y económica, pero no se conoce información con respecto a cuándo se hizo sacerdote y a otros datos de su vida antes de viajar a América. Igualmente nada sabemos sobre sus estudios, aunque se sostiene que fue doctor en teología y matemáticas.

Pedro Aguado fue un franciscano que se desempeñó como misionero, evangelizando a los indios del nuevo continente. Se fue al nuevo mundo en 1560. Formaba parte del grupo de 50 religiosos que llevó fray Luis Zapata, nombrado entonces comisario-reformador de la orden franciscana para el Perú. Arribó al Nuevo Reino de Granada, y a partir de entonces comenzó su labor como misionero, para evangelizar a los indios.

Fue doctrinero de Cogua, Nemeza y Peza, durante dos años; y según está manifestado en un documento recientemente encontrado, también lo fue de Bosa. Conoció la provincia de los Panche y es probable que haya visitado la ciudad de Cartagena, pero ya como provincial de su orden.

A sus oraciones y las de los indios recién convertidos se debía aquel hecho milagroso que destacan los declarantes de la "probanza". Un gusano negro había invadido los terrenos de los indios paganos de Nemocón, destruyéndoles sus maizales. Convidados los de Cogua a acompañarles en su "beber y tirar y hacer otros ritos malos, según su antigua costumbre, que es todo encaminado al demonio", los de Cogua, recogidos por el fraile doctrinario en la iglesia, rechazaron la invitación. El gusano negro no pudo franquear un riachuelo que dividía ambos terrenos, los de Nemocón y Cogua, ahogándose en él por millares.


Casi milagrosa fue también la conversión de un mohán quien delató a fray Pedro el lugar donde los indios tenían sus santuarios para hacer ofrecimientos a sus dioses. El fraile convirtió al mohán al catolicismo, rompió los ídolos a la vista de todo el pueblo y "allí predicó a los indios que se hallaron presentes muchas cosas en loor a Nuestra Santa Fe Católica..."

De sus demás actividades se sabe que fue, en dos ocasiones, guardián del convento en Santafé y, tal vez, en Tunja. En 1573 fue nombrado provincial de la orden de San Francisco, dos años más tarde regresó a España. Fue testigo de muchos de los acontecimientos sucedidos durante la conquista americana, por lo que escribió "Recopilación Historial", que dedicó a Felipe II.
Sin embargo, su obra fue publicada luego de su muerte en dos partes. Las mismas se titularon: "Historia de Santa Marta y Nuevo Reino de Granada" (1906) e "Historia de Venezuela" (1913).




En ella Pedro Aguado narró los sucesos que vivieron tanto los españoles como los indígenas. Por ser obras de validez testimonial, éstas fueron reeditadas por la Academia Española de la Historia entre 1916 y 1918. De esta manera, se logró destacar su gran labor como cronista.



«No deben ser olvidados por silencio los hechos y obras tan heroicas de nuestros naturales españoles, en especial aquellos que para honra y gloria de Dios sean hechos, y como quiera que por la mayor parte sean los hombres de flaca y frajil memoria, porque nuestro Dios, con su grande sabiduría, a mover los corazones de algunos para que escribiendo las tales obras y haciendo libros e historias, sean por esta manera reducidos a la memoria, a lo cual con facilidad son movidos por el gusto y contento que dello reciben, por la memoria que dellos queda en los libros que componen de obras virtuosas y notables hechos pasados: por que como dice Balerio, no ay humildad en el mundo, por grande que sea, que no sea tocada de dulzura y contento, y porque la memoria de los hechos y hazañas pasadas es un ejemplo para consultar las verdaderas.»

Fray Pedro de Aguado (1918) [1582], Historia de Venezuela, Madrid: Publicaciones de la Real Academia de la Historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario